Nacimiento de Artemisia

Nacimiento de Artemisia

EL NACIMIENTO DE ARTEMISIA El 22 de octubre me levanté por la mañana después de una noche en que me habían despertado algunas contracciones dolorosas. 2-3 en una noche.. todavía muy lejos de ser un trabajo de parto. Por la mañana todo volvió a la tranquilidad..como sé bien, por mi experiencia al otro lado, como ginecóloga, con la luz del día las contracciones se espacian o desaparecen, las mamíferas parimos con la oscuridad en la gran mayoría..y esto de sentirme mamífera, gobernada y guiada por mi naturaleza me gusta en mi y me gusta en mi trabajo de acompañar respetuosamente durante el parto a las mujeres. A las 16 fui al cole a por los niños, hacía sol, nos quedamos en la plaza de los Carros dónde solemos pasar las tardes entre las familias del cole, los niños jugando y los padres chachareando. Las contracciones retomaron un ritmo algo regular sobre las 17..cada 10-cada 7 minutos. Sin dolor, solo un ritmo que iba acelerando y avisando que posiblemente algo iba a pasar. Me acuerdo que conversaba con un padre pintor a que le gusta mucho Artemisia Gentileschi en honor de la cual llamaríamos a nuestra hija. Coincidencias… Tenía que parar de hablar con las contracciones..respiraba pensando en una ola muy larga en en la playa de Torimbia en Asturias donde estuvimos el verano pasado..cuando se acababa la ola hablaba con más gente, algunos se enteraban de que estaba algo molesta..otros no.. A las 18 nos fuimos los 4 para casa.. para preparar con calma la cena. Cenamos algo difícil de digerir, creo que puerros..las contracciones se hacían más dolorosas, y durante la cena me levantaba y me apoyaba con las manos a la mesa para notarlas menos molestas. Habíamos iniciado entre todos a apuntar la duración y la frecuencia en una app en mi móvil. 5 días antes había encontrado Esther Santiago profe de canto prenatal y voz en el parto que me había enseñado como utilizar la voz para dejar fluir las contracciones..(tiene un blog muy bonito: www.lavozdelamaternidad.com). Michelangelo, mi pareja, Alma y Francesco Paolo, mis hijos de 3 y 7 años, cantaban AAAAA u OOOO conmigo, acompañándome.. Terminada la cena, mi pareja e yo acostamos a los niños y nos pusimos a ver un capítulo de una serie, Borgen, en el sofá.. y  era de noche..cada contracción parábamos la serie, me levantaba, cantaba, Michelangelo me hacía un masaje..los niños mayores dormidos..empecé a apuntar la intensidad de las contracciones..algo iba cambiando.. A las 22.30 rompí la bolsa, escuché un TOC y salió un río con mucha presión de mi útero..allí supe que esta noche ya era la noche de Artemisia..que el ritmo iba a aumentar y crecer. Estaba tranquila… Llamé a Gaia para contarle que estaba de parto..estaba ella localizada..llamé a mi cuñado Alessandro, hablé con mi cuñada Vanesa cuando podía entre las contracciones, con el dolor solo tenía ganas de decir AAAA u OOOO con plenitud. Alessandro llegó en seguida. Me puse una toalla entre las piernas y nos fuimos a coger un taxi. Michelangelo es súper tranquilo, no conoce miedo, ni ansiedad, se fía de mi, de mi ser madre de tres hijos, de mi ser ginecóloga, cada vez me acompaña y me trasmite tranquilidad.. El taxista que nos cogió nos contó que quisiera ser cantante lírico y entendida la situación aprovecha para hacer un concierto para una parturienta.. nos canta Amapola y cuando descubre que lleva a un Napolitano no puede no cantar O sole mío..Las contracciones y mis vocalizaciones se alternan con sus canciones.. Nos deja en calle general Martinez Campos, andamos hasta la Milagrosa, chorreando este líquido donde Artemisia ha estado viviendo estos 9 meses, es muchísimo y cálido, me empapa los vaqueros. Artemisia se mueve siempre, dándome la tranquilidad de saber que está bien.. llegamos a la habitación naranja sobre las 23. Llegaos a la vez de Belén , mi matrona. Gaia yá está llenando la bañera, su bolso encima de la cama me da la sensación de haber llegado a casa, a un lugar dónde me siento segura y arropada. Me paso un rato en el baño, tengo la sensación de tener que hacer pipí, caca, un poco de descontrol..luego me meto en la bañera..Ludovico Einaudi será la colonna sonora de mi parto..la luz de las velas, Mic a mi lado, la serenidad silenciosa y respetuosa de Gaia y Belén…entre las contracciones me relajo, recupero energía, pero son cada vez más intensas y más frecuentes.. Se me habían olvidado las de los partos anteriores..entre las contracciones hablamos, sonrío, todavía, me he traído un vaso con pajita para poder beber a 4 patas, que es como mi cuerpo me pide ponerme durante cada contracción. En un momento necesito saber de cuánto estoy, me explora Gaia..estoy de 9 cm, mucho camino está hecho, me alegro y me pierdo en algún momento..pensaba poder llevar con racionalidad mi parto como los de las demás, pero no es tan fácil. Gaia me tranquiliza, me dice que falta poco. Ella tiene el mismo aspecto y la misma expresión de cuando estamos tomándonos un café-macha en Starbucks. Espero trasmitir la misma sensación cuando estoy en los partos. Me parece que la confianza en que todo va bien hace que todo vaya bien. El ritmo se hace más rapido, en algun momento pienso que si dura mucho más no voy a poder aguantar, en otros me siento culpable por haber dicho tantas veces a mis pacientes que el dolor puede ayudar en el parto y que siempre me ha gustado parir y pariría todos los días..(que es lo que ahora sigo pensando)… La sensación cambia, me pongo de lado en la cama, le pido a Gaia que me ayude para que esa sensación muy intensa y que recuerdo tan bien de los otros dos partos pase rápidamente.. me pierdo, intento controlar el pujo, soplar, la respiración, Gaia está tranquila. Siempre. Michelangelo a mi lado sonríe y a veces se ríe, no entiende como no sepa ser racional después de haber asistido tantos partos.. Noto la cabeza de Artemisia que sale y luego su cuerpo, y me la ponen encima de la barriga, de dentro a fuera. Son las 00.42. Estoy feliz, siempre he querido tener una familia numerosa, siempre he querido parir bien, percibir mi fuerza..esa sensación de empoderamiento que te da el parto es única..mi chico a mi lado, un ambiente familiar. Dejamos el cordón latir hasta que pare solo y luego cortamos. Artemisia es guapa y mucho más gorda de sus hermanos. Me mira. Sonrío. Sale la placenta haciendo los hipopresivos que Tania Manglano me ha enseñado. Artemisia se engancha al pecho, ya sabe hacerlo todo. Nos quedamos allí los 3 un rato..para crear el vinculo. Ya no pueden faltar las fotos y los whatsapps a las familias italianas que llegarán en unos días a conocerle. A la hora estamos en nuestra enorme habitación, cada uno en su cama y Artemisia al pecho.. la sensación de paz..de felicidad porque todo ha ido de la mejor de las maneras.. Conseguimos dormir unas horas..Michelangelo se va a casa para llevar los niños al cole y anunciarle el nacimiento.. vendrán por la tarde a conocer a la nueva hermana y para volver los 5 juntos a casa por la noche..todo ha ido bien y podemos aprovechar del protocolo de alta precoz de la Milagrosa. Y luego guay de bien ha ido el primer més..la lactancia..el kilo que ha cogido Artemisia..un buen parto favorece un buen puerperio..

Deja un comentario