Autoconfianza y lactancia

Autoconfianza y lactancia

En nuestro día a día cuidando a madres embarazadas y atendiéndoles en sus partos y post-parto nos hacen muchas preguntas sobre la lactancia. La lactancia debería de ser un asunto de las madres más que de los sanitarios pero justo venimos de generaciones de madres que pocas veces han dado el pecho a sus bebés. Hoy en día la OMS (Organización mundial de la salud) y otras asociaciones médicas están empeñadas en la promoción de la lactancia materna por las ventajas que proporciona a nivel de salud a las madres y a los bebés. Siempre y cuando sea deseo de la madre amamantar,  al haber sido adecuadamente informada sobre esas ventajas, ofrecemos todo nuestro apoyo. Y también a las que no lo deseen. Existen diferentes figuras profesionales que ofrecen asesoramiento a las madres durante el embarazo y la lactancia: enfermeras, matronas, ginecólogos, pediatras, en el hospital y en el centro de salud. Muchas madres refieren información contradictoria y les resulta difícil orientarse y encontrar respuestas que les den seguridad y autoconfianza. Además internet y las experiencias de los amigos y familiares que les rodean aumentan su incertidumbre e inseguridad. Existen sanitarios formados específicamente en asesoramiento a la lactancia, no son todos, y las ibclc, consultoras certificadas en lactancia. Por otro lado lo que se aprende en los grupos de madres que tienen experiencia en lactancia, entre pares, como en las reuniones de la Liga de la leche, muchas veces aporta más información de la que proporcionan los sanitarios. Por nuestra experiencia recomendamos a todas las embarazadas acudir a reuniones de madres y a alguna charla sobre la lactancia materna ( en Cumaqua te la ofreceremos en el tercer trimestre o cuando te apetezca). Lo más importante es que las madres que quieren amamantar tengan la autoconfianza suficiente para lidiar con los cambios y las dificultades que puede suponer en los primeros días o meses y para escuchar solo los buenos consejos. El empoderamiento de las mamás evitaría muchas complicaciones. Por ahora adjuntamos unas informaciones y recomendaciones que nos parecen importantes para todas  todos. Esperando muchas preguntas. “Prácticamente todas las mujeres sanas (97-99%) tienen leche suficiente para las necesidades de un bebé. Es muy importante estimular correctamente el pecho para que se produzca. El contacto piel con piel con la mamá en la primera hora de vida o cuando se pueda, favorece la lactación. Un correcto enganche estimula una producción de leche que se acopla a las necesidades del bebé.  Una manera que las madres tienen de controlar que el enganche sea correcto, es que no duela (de 0 a 10, duele 0) porque el bebé no toca el pezon sino la areola. Si el enganche doliera sería recomendable desenganchar al bebé y recolocarlo para reducir la posibilidad de tener grietas. Para desengancharle se aconseja meter un dedo en la boca con tranquilidad para que no haga efecto ventosa y no haga daño al pezón. La producción de leche se acopla a las necesidades del bebé al estimular el pecho o bien con la correcta succión del niño o con saca leche ( que puede que nunca haga falta), cuanto más se saque un día tanto más se produce en los días siguientes. Por eso sería recomendable, salvo indicación medica, no darle otros alimentos o líquidos porque el bebé al tener menos hambre se engancharía menos reduciendo la estimulación y por consiguiente la producción de leche. Sería aconsejable amamantar al bebé a demanda, para mantener esa producción. Hay bebés que maman mas o menos frecuentemente y durante mas o menos  tiempo. No es raro en el primer mes, por lo menos, que te parezca estar amamantando las 24 horas. Se pueden considerar señales precoces de hambre el hecho de abrir los ojos, mover la boquita, chuparse la manita. Al ofrecer el pecho cuando el bebé está todavía tranquilo se facilitaría un buen enganche Para averiguar que el bebé coma, se pueden mirar algunas señales como que haga pis claro y tenga momentos en que duerme y otros en que se desvela. La demanda de amamantar a veces puede ser la de la madre si tiene el pecho muy tenso o si luego quiere irse a dar un paseo. La leche materna varía en su composición a lo largo de la toma.  Es mas acuosa al principio y tiene mas componente grasa al final. Sería aconsejable dejar al bebé a un pecho hasta que se quite solo para que pueda comer la parte mas calórica. Luego se le puede ofrecer el otro pecho por si lo quiere. Los bebés sanos se pueden pesar una vez a la semana o solo durante las revisiones con el pediatra Después del parto sería normal que pierdan un 7-10% de peso Sería recomendable,  hasta que la lactancia no sea instaurada,  mas o menos a las 4-6 semanas, no introducir chupetes y biberones. La succión al pecho es diferente y en los primeros días pueden confundir al bebé y empeorar el enganche al pecho. Las madres después del parto deberían poder no hacer nada más que amamantar, comer y dormir. El resto puede esperar y lo pueden hacer los demás. Durante la lactancia son muy raros  efectos colaterales en el bebé debidos a alimentos ingeridos por la madre, no sería aconsejable beber alcohol. No está contraindicado tomar paracetamol e ibuprofeno. Para cualquier otra medicación o infusión existe una web muy actualizada: e-lactancia.org